martes, 1 de octubre de 2013

'Tú y Madrid'

Supongo que si te estoy escribiendo, es porque lo necesito, 
necesito escribirte, decirte que:
Que todavía recuerdo tu sonrisa, y no es solo un mero recuerdo, 
es el hecho de que no puedo sacarla de mi cabeza.

Todavía recuerdo aquellos abrazos que me diste, 
y lo peor es que por muchos que me hubieses dado 
me hubiesen sabido a poco.

Recuerdo como tu voz se metía en mi cabeza, 
haciéndome sentir feliz, 
solo con oír como me llamabas idiota, 
con oír tu sonrisa. 
Solo con eso me hacías feliz.

Te he escrito para decirte lo idiota que fui al callar lo que sentía, 
al ocultar mis ganas de soltarte un te quiero seguido de un beso, 
de esos que te ponen la piel de gallina y te aceleran la respiración.
Cada vez que te miraba, mis ojos posaban su mirada sobre tus labios,
yendo más allá de tu sonrisa, pensando en como tocar el cielo, 
solo tocando tus labios, mordiéndolos con mis dientes suavemente, 
o acariciándolos con los míos.

Te escribo para decirte que fui cobarde, y que sigues en mi cabeza. 
Te escribo para decirte, que tu olor jamás ha estado en mi cama,
pero desde que se metió en mi cabeza no salió de ella.
Necesitaba decirte que parecerá una locura,
pero que no me importaría envejecer junto a ti, gastar tiempo, con tus besos,
con gastar me refiero a invertir, 
en cada una de las sonrisas que necesito sacarte y que me provoques.

Te he escrito, porque te he pensado, desde el día que te abracé,
desde que te vi en medio de la calle entre tanta gente,
pero solo pude quedarme de piedra mirándote,
pensando si eras real, tenía todo lo que quería a dos metros de mí, 
y acercándose, 
cada vez más, 
y más...

-y no me olvido de ti-

2 comentarios: